BlaBlaCar_Economia_Colaborativa

Otro sector afectado por el BOOM de la economía colaborativa.

Renovarse o morir, parece que esta es una de las frases que más resuena dentro de las mentes de los empresarios del sector transporte. La fuerte competencia de las plataformas de economía colaborativa, y del nuevo concepto “Car Sharing”, que se está implementando en muchas ciudades de alrededor del mundo, parece estar amenazando el sector del transporte como lo conocemos a día de hoy, o mejor dicho, como lo conocían nuestros padres. Y BlaBlaCar es parte de estas amenazas a la industria tradicional.

La guerra entre las empresas de la economía colaborativa, y los sectores más tradicionales del transporte, vuelve a aflorar en España. Esta vez ha sido el turno de BlaBlaCar. Igual que hicieran los taxistas con Uber, la confederación española de transporte en autobús (Confebus) pidió el cierre cautelar de la actividad de la empresa de Car Sharing, con una demanda por una situación de competencia desleal.

Por suerte para BlaBlaCar, el juzgado mercantil nº 2 de Madrid ha desestimado la demanda, alegando que la empresa solo ofrece un servicio, el de poner en contacto particulares para compartir gastos en un determinado viaje. En base a la actividad, la demanda fue desestimada, ya que al ser BlaBlaCar una empresa de servicios, no está sujeta a la ley de ordenación de transporte terrestre, y por lo tanto no se produce una situación de competencia desleal con las empresas de transporte terrestre de pasajeros.

BlaBlaCar sobre la demanda de Confebus

Al desestimarse la causa BlaBlaCar ha compartido este comentario en su portal: “Estamos plenamente satisfechos por la desestimación de la demanda interpuesta por Confebus contra nuestra plataforma y el fin definitivo de este largo proceso judicial. Esta sentencia supone la confirmación categórica de que BlaBlaCar es una red social que pone en contacto a usuarios que quieren compartir los gastos inherentes a un viaje en coche sin ánimo de lucro.”

Un Precedente de gran valor.

El motivo de desestimación supone una ventaja para todas esas empresas con un modelo de negocio basado en economía colaborativa, y que actualmente se encuentran en medio de una causa judicial por competencia desleal.

La creación de un precedente aporta a las empresas como Uber y Airbnb, una bocanada de aire fresco para su mercado español, al poder alegar que su actividad es de la misma naturaleza que la de BlaBlaCar.

 

Artículos que pueden interesarte

BlaBlaCar impulsa el alquiler de coches para compartir viajes

Wechat se suma a la moda del ‘bike-sharing’ con Mobike

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here