Una investigación en Illinois concluye que el ‘hackeo’ afectó a los sistemas electorales en 39 estados

Los ciberataques rusos que precedieron a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos habrían afectado a 39 estados, el doble del que previamente se conocía. Además, los ‘hackers’ habrían accedido a los sistemas electorales y las bases de datos, eliminando y alterando los votos a través de la manipulación de sistemas informáticos.

Según informa Bloomberg, la información proviene de tres fuentes anónimas que han tenido acceso directo a una investigación del gobierno estadounidense. Afirman que ante el sofisticado y avanzado ciberataque de los rusos, la administración de Obama se vio obligada a contactar directamente en octubre con el Kremlin, volviendo a los tiempos del “teléfono rojo”.

Rusia negó la existencia del ciberataque hasta el pasado fin de semana, cuando Putin apuntó que podrían haber sido algunos criminales cibernéticos rusos.

Un informe reciente de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) también respalda la idea de que el ataque informático ruso fue de mayor envergadura de lo que se creía. El documento muestra que los ‘hackers’ rusos llegaron a entrar en el sistema de una productora de software electoral estadounidense, enviando también correos electrónicos con fishing a funcionarios norteamericanos.

Un ataque con objetivos poco claros

A pesar de las diversas investigaciones, no hay una conclusión sobre el objetivo que tenía el ‘hackeo’ ruso. Según la investigación citada por Bloomberg, la inteligencia rusa logró acceso a datos de 15 millones de personas en el estado de Illinois, pero no existen evidencias de que el ataque lograra afectar los resultados electorales finales.

Según James Comey, exdirector del FBI y despedido por Trump el pasado mayo, “van a por Estados Unidos”, una opinión que respalda la posibilidad de que el ataque ruso tuviera fines estratégicos y haya sido el precedente de posteriores infiltraciones rusas durante las futuras elecciones norteamericanas.

La trama rusa que persigue el mandato de Trump

El despido del anterior director del FBI, James Comey, por parte de Trump, fue el inicio de la crisis de su mandato. La credibilidad del actual presidente de Estados Unidos ha quedado mellada tras echar al líder de la principal investigación sobre los vínculos entre su campaña electoral y los ciberataques rusos, las filtraciones de los demócratas y la difusión de información falsa en las redes sociales.

Trump se encuentra en este complicado entramado, en el que el FBI y el Congreso estadounidense investigan a Paul Manafort, que participó en la campaña electoral de Trump y es conocido que recibió más de 12 millones de dólares de un partido prorruso de Ucrania. O Michael Flynn, exasesor de la NSA, que ocultó sus conversaciones con el embajador ruso en Washington.

Lee ahora: El ‘ransomware’ ya ha hackeado a más de 75.000 dispositivos en 99 países

Más sobre Ciberseguridad

Twitter co-fundador: Lo siento si hicimos posible la presidencia de Trump

Tweets nazis: Importantes cuentas de Twitter hackeadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here