Los estereotipos de género se adoptan desde el primer año escolar

En general, los esfuerzos para atraer a las mujeres hacia las ciencias de la computación son en vano. Al parecer, para cambiar este ‘desequilibrio de género’ en la tecnología, tenemos que centrarnos en educar a un público más joven. Mejor dicho, mucho más joven: niños de 6 años.

Por primera vez, la investigación de la Universidad de Washington demuestra que, en el primer año escolar, los niños ya adoptan el estereotipo de que los chicos son mejores que las chicas en la programación y la robótica. Al mismo tiempo, los niños creen que las chicas y los chicos son igual de buenos o que su propio género es mejor en matemáticas y otras ciencias.

Las niñas, influenciándose por estereotipos acerca de las capacidades tecnológicas de su sexo, no mostraron ni el menor interés en la programación y la robótica. Las sensaciones de las niñas son importantes, dijo Allison Master, investigadora científica del Instituto de Aprendizaje y Ciencias del Cuerpo de UW.

“Si ella piensa que los chicos van a ser mejores que las chicas en la robótica y la programación”, dijo Master, “entonces podría dudar de sus capacidades y preguntarse, ¿por qué debería estar interesada en una lucha perdida?”

La impresión de las niñas de 6 años sobre programación y robótica es positiva

Sin embargo, de acuerdo con la investigación publicada recientemente por Master en el Journal of Experimental Child Psychology, hay buenas noticias. Si le das a una chica un robot y varias herramientas sencillas para programarlo, su impresión acerca de las ciencias de la computación es más positiva.

En colaboración con Play Works Studio, de Seattle, los investigadores de UW realizaron un estudio en el que fueron asignados 96 niñas y niños a tres grupos diferentes para probar la impresión de cada uno de ellos sobre la tecnología.

En el grupo experimental, enseñaron a los niños cómo programar un “pet” robot usando la programación visual drag-and-drop (arrastrar y soltar) en un smartphone. En unos 20 minutos, cada niño creó un conjunto de instrucciones que enviaron al robot a lo largo de un camino sinuoso. En los otros dos grupos de control, los niños no realizaron actividad alguna, o bien participaron en una actividad de contar cuentos sin ordenadores.

Después, les preguntaron sobre STEM subjects, sus intereses y habilidades personales.

El nivel de interés en la informática entre niños y niñas es estadísticamente igual

Las niñas del grupo experimental clasificaron sus intereses y capacidades de robótica y programación un 25% más alto que las niñas de los dos grupos de control. En un vídeo de la investigación, una niña dice, “esto es increíble” después de programar su robot tortuga y verlo ‘navegar’ con éxito por su camino.

Los niños del grupo experimental también dieron mayores calificaciones a las actividades de tecnología, pero las diferencias entre ellos y las respuestas de los niños de los grupos de control fueron menores.

El caso es que el nivel de interés en la informática entre las niñas y los niños del grupo experimental era estadísticamente igual.

Allison Master: “Con estas experiencias esperamos que las chicas piensen que se les da bien la robótica y la programación, dejando atrás los estereotipos”

Adriana Moscatelli, una de las autoras del estudio, además de CEO & founder de Play Works Studio (empresa que anima a las niñas a participar en STEM subjects), manifestó que “personalmente no me sorprende”, en referencia a las respuestas de las niñas del grupo experimental.

“El estudio es importante”, dijo Moscatelli, porque identifica las mejores maneras de corregir el ‘desequilibrio de género’ en la tecnología. “Es un problema difícil”, dijo. “No lo resolveremos ni en cinco, ni en 10 años”.

Otros autores del estudio son Sapna Cheryan y Andrew Meltzoff de la UW. Asimismo, la investigación fue apoyada por una subvención de la National Science Foundation.

“Con estas experiencias esperamos que las chicas piensen que se les da bien la robótica y la programación, dejando atrás los estereotipos“, dijo Master.

Los juguetes electrónicos de color rosa para niñas pueden causar un efecto contraproducente

Moscatelli reveló que se habían llevado a cabo otras investigaciones inéditas que produjeron unos efectos positivos adicionales. “No sólo se puede cambiar la impresión de las niñas y la confianza en sí mismas, sino también cómo los niños ven a las niñas”, dijo Moscatelli.

Por otro lado, los científicos advirtieron contra el uso de juguetes electrónicos específicos para las niñas, pues son de color rosa. Esta estrategia puede ser contraproducente, insistieron, puesto que puede reforzar las diferencias entre niñas y niños y aumentar los estereotipos de género. Además, también puede implicar que las mujeres tienen que ser muy femeninas en los ámbitos tecnológicos.

He aquí un consejo para los padres: “Aunque las chicas no parezcan estar interesadas en las ciencias de la computación, realmente es importante que sepan que esa oportunidad existe, pues puede nacer en ellas un interés”, expresó Master.

 

Artículos que pueden interesarte

Los robots podrían destruir el 38% de los empleos en los próximos 15 años

La primera batalla de robots gigantes entre EEUU y Japón será en agosto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here