SpaceX anuncia una misión espacial tripulada a la luna en 2018

Según anunció la semana pasada el multimillonario idealista Elon Musk, CEO de SpaceX, el ser humano retomará después de 5 décadas las misiones tripuladas dirigidas a la luna. La innovadora startup aeroespeacial SpaceX, bajo la dirección de Elon Musk, anunció la semana pasada una misión espacial que se llevará a cabo a finales de 2018, donde 2 turistas de los cuales aún no conocemos su identidad, viajarán a la luna. El viaje no tiene el objetivo de alunizar dada su gran dificultad logística y de falta de tecnologías necesarias, pero la misión conseguirá que los dos tripulantes sean las personas que más se habrán alejado de la tierra durante toda la historia de la humanidad. Y volverá a poner los viajes espaciales y la exploración espacial a la orden del día.

La delicada misión, llevada a cabo por la empresa aeroespacial norteamericana, enviará una cápsula (cápsula Dragon) tripulada a la órbita de la luna. La cápsula usará la denominada “trayectoria de regreso libre” y volverá a la tierra. La Dragon utilizará la órbita lunar para impulsarse y volver a la tierra. Durante el seguimiento de la órbita, la cápsula alcanzará una distancia máxima con la Tierra, y en ese punto representará un hito en la historia espacial representando el punto más alejado al que habrá llegado el hombre hasta el momento. El viaje alcanzará un total de 640.000 km antes de volver a la Tierra.

Elon Musk, CEO de SpaceX

 

“Creo que esta debería ser una misión realmente emocionante que haga que el mundo se sienta de nuevo entusiasmado con el envío de gente al espacio profundo”, dijo Musk. “Creo que debería ser super inspirador.”

 

 

 

¿Porqué es tan importante esta nueva misión?

Desde la “Carrera espacial” llevada a cabo durante la Guerra Fría y protagonizada por la competencia en el dominio de las tecnologías espaciales entre EEUU y la URSS, no se ha vuelto a poner en marcha ninguna misión espacial tripulada que tenga como destino la luna, que sea factible y que se acabe materializando. Es por eso que la misión propuesta por Musk representa una revitalización para el sector espacial, el cual se había quedado estancado en diferentes misiones de poca relevancia y de inmenso coste.

SpaceX se ha convertido en la primera empresa aeroespacial privada en competir seriamente con las grandes empresas suvbencionadas del sector. Mediante una política de optimización de recursos característica de las empresas de privadas, esta compañía ha conseguido batir récords de bajos costes durante los últimos años hasta disponer de unas tecnologías de la más alta calidad al mínimo coste del mercado.
Las empresas que monipolizaban el mercado aeroespacial durante los últimos años, se habían apalancado en una gran inversión y unos costes desorbitados para llevar a cabo misiones espaciales poco relevantes, perdiendo de esta forma su capacidad de eficientar los procesos de producción y desarrollo de nuevas tecnologías. La falta de competencia había convertido a estas grandes empresas en pozos sin fondo para entidades gubernamentales y fondos de inversión, y poco a poco habían ido realientizando el proceso de desarrollo de nuevas tecnologías aeroespaciales hasta el punto de hacernos perder el ansia de explorar el espacio.

La importancia de las startups en una industria estancada

Pero SpaceX se presenta como una de las grandes esperanzas del sector al reprender las importantes misiones de exploración espacial que se habían suspendido desde el último alunizaje americano en 1972.
En 2010, Barack Obama propuso un plan pobremente diseñado sobre un viaje a Marte con una cápsula tripulada llamada Orion y un cohete llamado Space Launch System (SLS). Pero el presupuesto de tal equipo rondaba un total de 3 billones de dólares por un año de trabajo. Finalmente el Orion llegó a realizar un solo vuelo en 2014 y el SLS aún no ha llegado a practicar ningún despegue, por lo que no se espera ninguna misión tripulada del Orion hasta, por lo menos, 2021.
SpaceX por el contrario trabaja más rápido y más barato, y esa es una de las razones por las que parecen estar tan confiados en sobrepasar a la NASA. Su misión lunar se lanzará mediante un cohete Falcon Heavy, una variante del exitoso Falcon 9 de la compañía, que ha sido provado en decenas de lanzamientos, incluyendo vuelos de reabastecimiento a la Estación Espacial Internacional. Su cápsula Dragon también ha completado las misiones de carga, y el Dragon 2 – diseñado para llevar tripulación – se lanzará al menos dos veces a finales de este año.

Falcon 9 despegando en una misión de prueba

Pero el verdadero éxito de SpaceX proviene de la optimización de recursos llevada a cabo por la empresa, hecho que sobrepasa a cualquier otra compañía espacial y pone en jaque a los gigantes del sector después de tantos años “chupando del bote” del gobierno. El Falcon 9 solo cuesta 390 millones de dólares, una nimiedad en comparación con el presupuesto de entre 1,7 y 4 billones de dólares del proyecto llevado a cabo por la NASA. Un lanzamiento del Falcon Heavy se estima alrededor de 90 millones de dólares de coste, mientras que una lanzamiento del SLS se estima entre los 500 y los 1000 millones de dólares.

Después de décadas de inmovilismo y desilusión, por fin la humanidad es capaz de dar un paso adelante y volver a potenciar los viajes espaciales. Elon Musk ya cosecha gran cantidad de éxitos y sigue sorprendiéndonos al revitalizar el ansia exploradora de los humanos y cumpliendo uno más de sus pasos hacia la colonización de Marte. ¿Será este el punto de despegue de una nueva carrera espacial? ¿Significará, esta misión, un disparo de salida a gran cantidad de misiones de exploración espacial que superen los límites de nuestra imaginación? ¿Será Musk capaz de llevar a la raza humana a Marte?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here