elon musk-donald-trump-tesla-paris-tratado-medioambiente

Elon Musk ya advirtió al presidente de los Estados Unidos

El CEO de Tesla, Elon Musk, ya afirmó que abandonaría los consejos de asesoría del presidente Donald Trump si Estados Unidos se retiraba del Acuerdo de París. Ahora las especulaciones se han vuelto realidad, Musk ha dejado oficialmente de acudir a los consejos del presidente.

Hoy mismo hemos sabido que Donald Trump ha rechazado mantener el acuerdo mediambiental de París. El presidente de los EEUU se desvinculará del pacto suscrito en el 2015 por 195 naciones, como había prometido durante la campaña. Con esta decisión, que hace del rechazo a la ciencia una política de Estado, Washington perderá el liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático para ponérselo en bandeja a rivales geopolíticos como China, Europa y la India

Elon Musk, por su lado, ya avisó de que, en caso de que eso pasara, no tendría otra “opción” sino salir de los consejos de asesoría de Trump.

Recordemos que Musk se encontraba en dos de los consejos de Trump: una junta de asesoría económica y la Iniciativa de Empleos de Producción. El CEO de Tesla y SpaceX ha estado bajo el fuego de los medios de comunicación por haber aceptado entrar en las asesorías del presidente – algunas personas dijeron que cancelaron sus órdenes del nuevo Model 3 de Tesla debido a su participación en los consejos.
elon-musk-donald-trump-energias-renovables-pacto-paris

Musk quiere dejar las cosas claras: lo primero es la humanidad

El Acuerdo de París establece un marco para que los países eliminen los combustibles fósiles y adopten las energías limpias y renovables en un intento para evitar que el planeta se caliente más de 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales. Y, no olvidemos que, era la pieza central del legado mediambiental del presidente Barack Obama.

Musk afirmó que uno de sus objetivos, para estar involucrado con los consejos asesores de Trump, eran ayudar a convertir el planeta a la energía sostenible.

Según unos informes, Musk habría utilizado su proximidad a Trump para impulsar un impuesto sobre el carbono, lo que incentivaría a las empresas a utilizar fuentes de energía que emitan menos carbono. En enero, Musk respaldó a Rex Tillerson como secretario de Estado ya que Tillerson, el ex director ejecutivo de ExxonMobil, ha apoyado tal impuesto. Musk hace años que pide públicamente un impuesto sobre el carbono, incluso en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 en París.

“Los consejos asesores simplemente dan consejos, y asistir no significa que esté de acuerdo con las acciones de la administración”, dijo Musk en febrero. “Mis objetivos son acelerar la transición del mundo a la energía sostenible y ayudar a hacer de la humanidad una civilización multiplanetaria, la consecuencia de la cual será la creación de cientos de miles de empleos y un futuro más inspirador para todos”.

Entonces ¿qué pasará ahora?

¿Es posible que veamos una guerra mediática abierta entre el presidente de EEUU contra el mayor productor de vehículos eléctricos del mundo? ¿Puede ser que Elon Musk, el cual domina con creces la industria de la energía solar del país, decida desinvertir en EEUU para moverse a países más afines a las políticas mediambientales? ¿O puede que esta sea la primera vez en que veamos a Musk, el considerado Iron Man del mundo real, amilanarse ante las autoridades?

Sea cual sea la respuesta, lo único en que podemos concluir es en que habrá muchas repercusiones debido a esta decisión y, básicamente, el panorama se ha puesto divertido.

 

Lee ahora: Silicon Valley financia la lucha contra la política de inmigración de Trump

Más sobre Elon Musk:

El último proyecto de Elon Musk para conectar a todo el mundo a Internet desde el Espacio

Los rusos se pican con Elon Musk y SpaceX por la lucha aeroespacial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here