La financiación se destinará a la expansión internacional y a la creación de un nuevo producto para 2018

La start-up detrás de Elvie, un producto que convierte los ejercicios Kegel en un videojuego, ha recibido 6 millones de dólares por parte de Octopus Ventures y AllBright. El dinero se utilizará principalmente para hacer disponible el producto en otros países, así como para el diseño y producción de un nuevo dispositivo para el año 2018.

La empresa, fundada por Tania Boler en Londres, se describe a sí misma como una de las precursoras del ‘femtech’, que en otras palabras sería la ‘tecnología para las mujeres’, una tecnología diseñada y orientada para mejorar el bienestar y la salud del público femenino.

Elvie es un dispositivo que ayuda a las mujeres a ejercitar el suelo pélvico, fortaleciendo los músculos de esta zona, con el objetivo de prevenir algunos problemas como la incontinencia urinaria, las dificultades en el parto y, además, parece que también consigue aumentar el placer sexual.

Estos ejercicios son conocidos como ejercicios Kegel, tienen una larga tradición pero muchas personas aún los realizan de manera incorrecta, utilizando otros músculos como el abdomen o los glúteos. El dispositivo Elvie se introduce en la vagina y, al estar cubierto por sensores, envía señales a través de Bluetooth al dispositivo móvil para confirmar que se están realizando los ejercicios de manera correcta.

Elvie quiere “ser la primera marca de tecnología para mujeres”

Actualmente, Elvie se vende en 59 países y ha generado 1 millón de dólares en ventas en 2016. “Nuestra ambición es construir la primera marca de tecnología para mujeres en el mundo”, afirma la cofundadora Tania Boler. “Hemos tenido que superar muchos obstáculos que no habríamos tenido si nos dirigiéramos a un público no femenino”, explica.

A pesar de representar el 51% de la audiencia mundial –las mujeres–, muchos inversores han dado un paso atrás con Elvie, según Boler, argumentando que se trata de un nicho de mercado demasiado pequeño. “Creo que los inversores están empezando a ver que la consumidora femenina ha sido subestimada“, añade Boler. “Ahora empiezan a considerar que las mujeres van a pagar por una tecnología que les mejorará la calidad de vida”.

“Cuando coges estos tres ingredientes –mujeres, tecnología y salud– y los tienes en tu mano, sabes que vas a hacer algo grande”, explica Boler. La hoja de ruta de la start-up se centra en la creación de cuatro productos para 2020, y el segundo producto “va a empoderar a las mujeres. Esperamos tenerlo listo para el año 2018″, según la cofundadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here