Han pasado 3 años desde la adquisición de Nokia y la estrategia de Microsoft en cuanto a smartphones ha cambiado radicalmente

Parece increíble pensar que han pasado tres años ya desde que en 2014 Microsoft adquiriera al rey de lo teléfonos móviles de los años 90 del siglo pasado. Fundada en Finlandia, Nokia fue pionero en el mercado de los primeros teléfonos móviles para consumo de masas. ¿Quién no recuerda el juego snake, o su resistencia casi mitológica a los golpes? Sin duda, todos aquellos que vivimos los 90′ del siglo pasado, guardamos un agradable recuerdo de esta compañía que revolucionó la manera en la que los seres humanos empezamos a comunicarnos a escala global sin un cable de por medio.

En 2014 se firmó el acuerdo de compra, y Nokia entró a formar parte de Microsoft por la cifra de $7,000 millones. Este acuerdo supuso un gran impulso para Microsoft, una via rápida para entrar en el mercado de los smartphones y competir contra Samsung, HTC, Xiaomi o Apple sin tener que empezar el negocio desde cero.

La adquisición de Nokia por parte de Microsoft fue anunciada bajo el mandato del que entonces era CEO de Microsoft, Steve Ballmer, y se completó bajo el actual CEO, Satya Nadella. Desde la finalización de la adquisición de Nokia, la compañía ha cerrado miles de puestos de trabajo, muchos relacionados con la consolidación y la reestructuración de plantilla después del acuerdo con Nokia.

Pero no ha sido un negocio rentable. La participación de Microsoft en el mercado de los smartphones en Estados Unidos ha caído de un 3,8 por ciento en abril de 2014 a un 1,7 por ciento hoy, según las últimas cifras de Kantar Worldpanel Comtech. Una pérdida de la mitad de la cuota de mercado, que ya de por si era baja.

Pero aun más severos con Microsoft son los pronósticos que realiza International Data Corporation (IDC) sobre cuotas de mercado globales. El pronóstico mundial mensual del IDC sobre el smartphone estimó que la cuota de mercado de Microsoft Windows Phone será de 0,1 por ciento en todo el mundo para finales de este año 2017. La firma de investigación sugirió que la disminución en la cuota de mercado de la compañía es parcialmente debido a la falta de fabricantes que integren Microsoft Windows 10 Mobile.

“No está claro en este momento si Microsoft tiene un plan claro para persuadir a los fabricantes de equipos originales para volver a bordo de su plataforma, o si planea liberar el dispositivo como lo hizo con los dispositivos Surface”, dijo el informe de IDC. “Hasta que no se aborde esta cuestión de producción, IDC no ve un camino claro para dar la vuelta a la situación de la plataforma”.

En una declaración a Geekwire esta semana, Microsoft reiteró su compromiso con los dispositivos móviles.Seguiremos desarrollando Windows 10 Mobile y soportando teléfonos Lumia como Lumia 650, Lumia 950 y Lumia 950 XL, y teléfonos de socios OEM como Acer, Alcatel, HP, Trinity y VAIO”, dijo Microsoft en su comunicado.

Respondiendo a la pregunta de un accionista el otoño pasado, Nadella dijo que Microsoft “no se aleja ni busca alejarse de nuestro enfoque en nuestros dispositivos móviles. Lo que vamos a hacer es concentrar ese esfuerzo en lugares donde tenemos capacidad de diferenciación. Si usted utiliza Windows Phone, donde nos diferenciamos es en la capacidad de gestión. Windows Phone es seguridad, es la capacidad de Continuum – es decir, la capacidad de tener un teléfono que puede actuar como un PC -. Así que vamos a duplicar nuestros esfuerzos en los puntos que nos diferencian de nuestra competencia”.

 

Artículos que pueden interesarte

Foursquare, una odisea tecnológica del B2C al B2B

Los eSports, camino de convertirse en una industria billonaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here