El sistema de conducción automática del ‘Future Bus’ se llama ‘City Pilot’ y está equipado con cámaras y sensores

Cada vez más empresas automovilísticas se suman al carro de la automatización y optimización energética de los vehículos. Tesla, el sueño de coches eléctricos de Elon Musk, es ya la empresa automovilística más valiosa de Estados Unidos. Lyft y Waymo han hecho un frente común para desarrollar coches autónomos, conscientes del potencial beneficio futuro del sector. Daimler, propietario de Mercedes y Smart, no podía ser menos.

La empresa automovilística alemana presentó el año pasado el ‘Future Bus’, un autobús con conducción automática que pretende ser “el futuro de la movilidad”. Equipado con un predecesor de la tecnología autónoma del Future Truck 2025, presentado en 2014, este autobús de Mercedes-Benz es capaz de reconocer semáforos, respetar las normas de tráfico y recoger o dejar pasajeros en las estaciones de bus con una velocidad máxima de 70 km/h.

Para realizar estas tareas, el ‘Future Bus’ utiliza el sistema ‘City Pilot’ –desarrollado por la misma empresa– que a través de radares, sensores y dispositivos GPS consigue ser un vehículo autónomo en los tramos habilitados. Este sistema es capaz de comunicarse con los semáforos para modificar su color en determinado momento, por ejemplo.

Para demostrarlo, el año pasado se puso en circulación el autobús en un recorrido de 20 kilómetros, en Ámsterdam, en el tramo Schipol-Haarlem. A pesar de su tecnología automatizada, el ‘Future Bus’ requiere de un conductor humano para controlar y monitorizar las acciones del vehículo.

Este bus del futuro mide 12 metros de largo y está inspirado en el modelo Citaro, pero un diseño muy singular tanto en el exterior como en el interior, donde tiene un aspecto de loungeLos asientos de los pasajeros se dividen en tres zonas según la longitud del trayecto y el interior está equipado con grandes pantallas donde se muestra todo tipo de información para los pasajeros.

Daimler ha creado un vehículo que busca la máxima optimización y eficiencia en gasto de combustible por trayecto gracias a su sistema automático de aceleración y freno. La suavidad de conducción permite que el viaje sea cómodo y evita el desgaste de componentes como las pastillas de freno. Es más seguro que un autobús convencional al estar equipado con cámaras y radares que lo captan todo a su alrededor.

La empresa automovilística alemana destinará un total de 200 millones de dólares hasta el 2020 para desarrollar el ‘Future Bus’, con el que pretenden “resolver los problemas de tráfico en el mundo, sobre todo en las ciudades densamente pobladas y las áreas metropolitanas”.

Lee ahora: Ford reemplaza a su CEO para centrarse en los coches autónomos

Peloton, la startup de vehículos autónomos, levanta 60 millones $

Lyft y Waymo, la alianza de los coches autónomos anti Uber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here