goodlord-edsionews-inversion-startups

Una nueva estructura inmobiliaria

La startup londinense Goodlord, fundada en 2014, anunció que recibirá una inversión por valor de 7,2 millones de libras, es decir 8,27 millones de euros, con tal de potenciar una plataforma que está revolucionando el sector inmobiliario. La empresa anunció una inversión proveniente de Rocket Internet’s GFC quien lideró la ronda, con la participación del ya socio LocalGlobe y el nuevo inversor Ribbit Capital.

Debemos dar notoriedad al hecho de que Ribbit haya entrado en esta ronda de inversión. Este fondo de venture capital (capital riesgo) se caracteriza por sus inversiones en startups del sector fintechPor esa razón la inversión se puede ver desde otro punto de vista dada la funcionalidad de Goodlord. Y es que la startup pretende ser la “estructura de transacciones” en la que recaigan los negocios de alquileres de bienes inmobiliarios. Eso significa que quieren ser la empresa que gestiona las transacciones del sector. De esta forma quieren entrar en el mercado y ofrecer servicios complementarios, como seguros inmobiliarios.

De esta forma, podemos deducir que Goodlord no es tan solo una empresa para gestionar el sector de los alquileres inmobiliarios; sino que también están construyendo una estructura para gestionar todos los movimientos de dinero en el sector. Por lo que podríamos afirmar que la empresa busca construir, en el sector inmobiliario, el equivalente a PayPal en el sector bancario.

Goodlord, el SaaS del sector inmobiliario

La función de Goodlord es la de facilitar las gestiones burocráticas que hacen difíciles y tediosos los contratos de alquiler. La empresa nació con tal de manejar todo el “papeleo” y de esta forma ofrecer un servicio eficaz y sencillo a los clientes. Pero más adelante se dieron cuenta de que podían ampliar el mercado y abarcar otros factores.

“Goodlord está utilizando la tecnología para hacer transparentes y fáciles las gestiones de uno de los momentos más importantes de la vida: elegir un hogar para vivir” afirma Meyer Malka, socia en Ribbit Capital.

La srtatup londinense se diferencia de muchas otras empresas cuyo objetivo es eliminar los agentes inmobiliarios. Ya que su objetivo es el de mediar con los diferentes partes interesadas en el alquiler. Por lo que, no es que sustituyan ningún servicio, sino que ofrecen una ayuda tanto a los agentes como obviamente a los arrendatarios y los arrendados.

El Software-as-a-Service (SaaS) que propone Goodlord, permite a los agentes inmobiliarios digitalizar sus servicios, utilizando signaturas electrónicas y automatizando los pagos. Con este nuevo sistema de gestión es muy sencillo, tanto para arrendados como para arrendatarios, ver el historial de pagos y comportamientos de la persona con la que van a firmar el contrato. De esta forma, las personas con mejores comportamientos por ambos lados consiguen mejores condiciones a la hora de alquilar un inmueble.

Finalmente, debemos prestar atención a las recientes inversiones de GFC en Gran Bretaña. Ya que, hace aproximadamente un mes, se anunció una inversión de GFC por valor de 5 millones de euros, en la startup del sector inmobiliario OpenRent, competencia directa de Goodlord. Sin hacer ningún comentario revelador, diremos que algo está tramando GFC. Dentro de unos meses analizaremos su estrategia y veremos los resultados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here