El dispositivo tiene el tamaño de una caja de zapatos

Las vibraciones originadas por los movimientos sísmicos, el viento, la lluvia o incluso una persona en movimiento pueden transformarse en energía útil, por ejemplo batería para cargar un móvil, gracias a un dispositivo desarrollado por Luciano Chiang, un ingeniero chileno, académico de la Universidad Católica de Chile.

El instrumento podría ser muy útil para las personas que se encuentren en una situación de difícil acceso a electricidad, ya que es capaz de alimentar un equipo de comunicaciones en un lugar aislado, por ejemplo. La máquina funciona con un mecanismo sencillo: se trata de un imán que se encuentra sobre un brazo oscilante, así la vibración genera un movimiento parecido al de una bobina eléctrica.

Este método conseguiría capturar energía de las vibraciones más pequeñas en el ambiente: desde terremotos hasta la lluvia, el viento o el simple caminar de una persona. El prototipo desarrollado por Chiang tiene una capacidad de generación de entre cinco y 20 watts, y su tamaño es de una caja de zapatos permite que sea muy portable, en lugares como una cordillera o en alta mar.

De momento, el ingeniero sigue investigando avances y posibles mejoras en el proyecto, así como definiendo el modelo de negocio para el producto, que espera lanzar internacionalmente.

Obtener energía de manera poco convencional

Chiang no es el primero en crear este tipo de dispositivos que generan energía útil a través de las vibraciones. En 2011, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (conocido como MIT) presentaron un dispositivo, del tamaño de una moneda, capaz de producir energía a través de vibraciones de baja frecuencia, aprovechando las que se generan incluso en tuberías o en puentes.

De este proyecto, destaca su efectividad al poder aprovechar un volumen energético 100 veces mayor que otros dispositivos similares, al estar construido con piezas de tamaño casi microscópico combinando las funciones eléctricas con las mecánicas. Según los mismos investigadores, si se uniera esta tecnología a los sensores inalámbricos, podría llegar un día en el que se prescindiría de cables y conectores eléctricos.

Otra iniciativa similar a la de Chiang es la desarrollada en 2016 por investigadores de la Unversidad de Ohio: un proyecto para crear árboles artificiales capaces de generar energía a través de las vibraciones y sacudidas producidas por el viento.

No son pocas las propuestas parecidas a la de Chiang, y es que la problemática global de la energía se traduce en la búsqueda de nuevas y poco convencionales fuentes de abastecimiento.

Lee ahora: El increíble anillo de $250 que puede reemplazar tu cartera, tus llaves y hasta tu billete de tren

Más sobre Startups

El robot que te prepara 400 hamburguesas por hora cierra una ronda de inversión

200 millones para invertir en startups latinoamericanas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here