internet-salvador-airasia

Tony Fernandes comparte algunas de las valiosas lecciones que ha aprendido en la trayectoria de AirAsia

Hace aproximadamente dos décadas, las aerolíneas low cost apenas existían, pero actualmente representan más de la mitad de la capacidad total en el sudeste asiático, lo que permite a muchas personas poder viajar. Este auge se remonta a un hombre carismático de negocios: Anthony Fernandes, más conocido como Tony Fernandes.

Fernandes, tras comprar AirAsia, la convirtió en la primera aerolínea low cost de Asia en 2001.

Pasó de ser una compañía que solo disponía de dos aviones, 250 empleados y millones de dólares en deudas, a contar con 220 aviones, más de 20.000 trabajadores y transportar 65 millones de pasajeros al año. AirAsia también se convirtió en la primera aerolínea en conseguir el OK de las autoridades estadounidenses para volar a sus aeropuertos.

Aprovechar el poder de Internet y la nueva tecnología

Cuando Fernandes compró AirAsia, reconoció su miedo al fracaso: “No tenía miedo de fallar por mi cuenta, tenía miedo de dejar caer a 250 empleados. Si fracasamos, estarían sin trabajo.”

Asimismo, como prácticamente cualquier empresa que acaba de empezar, la falta de dinero en efectivo predominaba en AirAsia. Nunca pensé más allá de la semana siguiente porque realmente no teníamos mucho dinero en efectivo. No teníamos experiencia y teníamos dos aviones contra competidores mucho más grandes. Fue aterrador.” Pese a que Fernandes tratara de recaudar dinero, solicitar una hipoteca y acercarse a los bancos para obtener el crédito, todo fue en vano, puesto que no se trataba de una historia demasiado convincente: un tipo que acababa de salir de la industria discográfica (Warner Music) y que de repente decidía iniciar una aerolínea.

Fernandes reveló: “Internet fue nuestro salvador”. En primer lugar, dejó que AirAsia vendiera boletos por adelantado, con el fin de conseguir dinero en efectivo hasta que creciera lo suficiente para obtener aprobación para un préstamo. Además, también permitió a la compañía vender boletos directamente a los clientes, saltando los canales de distribución tradicionales y reduciendo los costes. Fernandes declaró que el e-commerce representa hoy en día, un elevado porcentaje de los negocios de AirAsia, lo que le valió a la compañía más de 1.500 millones de dólares en ingresos el año pasado.

Es cierto que en los últimos años, el e-commerce ha demostrado ser un salvavidas para AirAsia, pues gran parte de su negocio proviene de servicios vendidos online.

Construir un producto que la gente vaya a comprar

Sin embargo, parece ser que al principio no fue fácil, pues Fernandes remarcó: “El Internet estaba allí, pero nadie tenía una tarjeta de crédito, por lo tanto, nadie lo usaba”. Hasta que vio la oportunidad de construir su marca. “Fui a mi equipo de marketing y dije: ¡Triplicad la publicidad ya! “Me preguntaron qué droga estaba tomando”, explicó riendo. El caso es que nadie estaba anunciando la reducción de tarifas.

Mientras que la aerolínea inicialmente se centró en conquistar Malasia, seguidamente vio una gran oportunidad en el resto del sudeste asiático, cuando nadie más lo hizo. “Todo el mundo estaba centrado en la India, China … y pensé que hay 700 millones de personas aquí, ¿por qué nadie quiere hacer eso?”.

Lo que hicieron fue ganar la ventaja del primer operador y volar a destinos sin servicio. “Fuimos a Bandung – nadie fue a Bandung-. Ahora tenemos 32 vuelos al día a Bandung y muchas aerolíneas vuelan allí“.

Después, AirAsia se expandió en India y China. Actualmente, vuela bajo la marca AirAsia X a lugares de Medio Oriente, Australia y Europa.

Aprovechar las ocasiones que se presenten

Antes de entrar en el registro y las industrias aéreas, Fernandes era un contador en el magnate británico de las empresas de Richard Branson. Branson es dueña de Virgin Group, la firma matriz de la aerolínea Virgin Atlantic.

Fernandes no consiguió el trabajo originalmente. Él era “un contador realmente malo” que sabía crear música. Virgin me concedió una entrevista, y asistí. Me dijeron que me fuera al infierno”.

Cuando Fernandes estaba saliendo, vio a Branson entrar. “Pensé si debía ser el tímido malasio y sólo sonreír y marcharme, o por el contrario, aprovechar la oportunidad”.

Hablaron y después de ver algo especial en él, Branson le dio el trabajo. Años más tarde, eran inseparables, y lanzaron AirAsia X juntos.

Además de poseer una aerolínea, que era su sueño de la infancia, a Fernandes le apasiona el fútbol. Es por eso que no fue una sorpresa cuando compró su propio club de fútbol, ​​Queens Park Rangers, en 2011.

“Pero bueno, solo vives una vida y quiero vivir mi vida al máximo. Si me atropella un autobús mañana … habría vivido una gran vida. No me arrepentiría.”

 

Lee ahora: Jet.com, adquirida por Walmart, abre una tienda en Nueva York

Más sobre E-commerce

Echo Look, otro paso hacia el futuro de Amazon

¿Por qué Bitcoin ha logrado valer más que el oro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here