Satish Jeyachandran, antiguo jefe de ingeniería de hardware en Tesla, dirigirá la conducción automática de Waymo

La contratación de perfiles de alto rango en Silicon Valley es la última tendencia en la guerra por el talento entre las empresas tecnológicas en el sector de la conducción automática. La última noticia es la contratación de Satish Jeyachandran, quien fue durante siete años jefe de ingeniería hardware en Tesla, y que a partir de ahora dirigirá los proyectos de hardware en el sector de la conducción automática de Waymo, la división automovilística de Google (Alphabet Inc.)

“Quería unirme a Waymo porque tiene un equipo talentoso, apasionado por su misión, que ha hecho avances impresionantes en el hardware de la conducción automática”, ha declarado Jeyachandran tras su fichaje en una publicación en LinkedIn. “Esta tecnología ofrece un potencial increíble para salvar vidas“, ha añadido.

El fichaje de este talento tiene lugar en medio de una guerra por el talento en Silicon Valley, un entresijo de contrataciones y abandonos de empleados de las empresas que luchan en el campo de la conducción automática. En este tablero de ajedrez se encuentran tres grandes: Uber con Otto, Tesla y Google con Waymo. 

El último año, Waymo de Alphabet perdió una cantidad considerable de empleados por los elevados sueldos que se les ofrecieron, según un informe realizado por Bloomberg. Los cuantiosos salarios causaron el abandono de varios trabajadores por no tener necesidad de seguridad financiera, justo cuando las empresas de la competencia empezaban a despertar en el sector.

Jeyachandran no es el único directivo que pasa de una empresa a otra en este mismo sector. Hace unos meses, Chris Urmson, que lideraba el proyecto de coches autónomos en Waymo, abandonaba la empresa para iniciar su propio proyecto, una startup que ha recaudado tres millones de dólares.

Paralelamente, Waymo está librando una batalla legal con Otto, la subsidiaria de Uber, por un presunto robo de información confidencial por parte de un extrabajador de la empresa de Alphabet, Anthony Levandowski, información relacionada con un sensor llamado LiDAR, en concreto un total de 14.000 documentos. Uber ha despedido a Levandowski, que hasta entonces había sido director ejecutivo de Otto.

La guerra por el talento detrás de la industria de los coches autónomos

A principios de año fue cuando la guerra por el talento en el sector de los coches autónomos comenzó a arder. Con casi una treintena de empresas, grandes y pequeñas, en el sector de la conducción automática, era cuestión de tiempo que las cosas se pusieran feas.

Tesla puso entonces una denuncia al antiguo director de su proyecto de autoconducción, Sterling Anderson, por presuntamente haber persuadido a varios empleados de Tesla para que se unieran a la startup que había creado recientemente junto a Chris Urmson, que también había abandonado abruptamente Waymo. Este último también fue acusado de seguir manteniendo contacto con trabajadores de Uber, Apple y Tesla.

Uber adquirió Otto, creada por el exempleado de Google Anthony Levandowski, por un valor de 670 millones de dólares –algo que tuvo su precio más tarde con una denuncia y un despido posterior–. De alguna manera, todos los que ahora trabajan en Tesla han trabajado antes en Apple o Google, por decirlo de alguna manera.

En el escenario se encuentran tanto empresas automovilísticas como Ford, Volvo o Audio, hasta las empresas tecnológicas –Uber, Tesla, Google–, como los proveedores como Nvidia o Mobileye. Las perspectivas del potencial de beneficio que puede generar este sector durante los próximos años aumentan masivamente, creando una verdadera batalla por conseguir los mejores trabajadores.

Lee ahora: Tesla, la empresa automovilística más peligrosa en la que trabajar

Más sobre Coches Autónomos

Ford reemplaza a su CEO para centrarse en los coches autónomos

Elon Musk dijo ‘no’ a la oferta de colaboración de Uber en el campo de los coches autónomos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here