La iniciativa, que facilita el aprendizaje infantil de una segunda lengua, colaborará con la Universidad de Oxford

“Existe un problema para proporcionar una educación temprana y de calidad de idiomas a los niños porque es caro y requiere mucho tiempo“, explica Cristóbal Viedma, cofundador de LingoKids junto con su hermana, Marieta Viedma, para TechCrunch. Ésta es la necesidad que busca solucionar la iniciativa Lingokids, una startup que, a través de entretenidos juegos interactivos, enseña idiomas a niños y niñas de entre dos y seis años.

La plataforma online es accesible a través de una suscripción y de momento ofrece clases para Inglés y Mandarín Simplificado, aunque esperan poder ofrecer clases de lengua española dentro de poco tiempo.

Los creadores de LingoKids son conscientes de la apretada agenda y los limitados recursos que tienen algunos padres para permitir que sus hijos o hijas tengan acceso a una segunda lengua durante sus primeros años de vida, una etapa que es crucial, como está demostrado científicamente, para el posterior aprendizaje de idiomas.

“La niñez temprana es muy importante para el desarrollo cognitivo: cuanto antes tenga lugar la exposición a un segundo idioma, más fácil será para el niño aprenderlo”, dice Cristóbal. “Nuestra aplicación estimula el aprendizaje de la lengua durante este período óptimo, y como el 50% de la capacidad de aprendizaje es desarrollada durante los primeros años de vida, nuestro programa de inmersión ofrece la oportunidad de alentar el aprendizaje temprano y el desarrollo posterior”.

A través de juegos interactivos y de una tecnología adaptativa, la aplicación de LingoKids hace que para los niños aprender un idioma sea un proceso natural y divertido, en el que cada uno aprende según su propia velocidad de aprendizaje gracias a una tecnología que adapta las sesiones según el anterior desempeño del infante.

La startup madrileña acaba de cerrar una ronda de inversión de cuatro millones de dólares, liderada por la empresa de capital de riesgo europea Holtzbrinck Ventures y JME Venture Capital. Según los fundadores, la financiación se destinará a adaptar la plataforma para navegadores web Windows y Mac, en parte para hacer más accesible la herramienta a los profesores en aulas.

Cabe también destacar la colaboración de Lingokids con la Universidad de Oxford, que ofrecerá contenido específico para las clases dentro de la aplicación, además de que publicarán libros de texto para ser distribuidos en las escuelas.

Lee ahora: Yumi, la nueva startup para la entrega de comida para bebés a domicilio

Más sobre Startups

El robot que te prepara 400 hamburguesas por hora cierra una ronda de inversión

Badi: ‘Matching’ para encontrar el compañero de piso ideal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here