2017, el año en que la industria emprendedora madura y enraíza en la capital portuguesa

La crisis agudiza el ingenio

Es, sin duda, una expresión que no podría encontrar mejor representación que el desarrollo del ecosistema emprendedor en Lisboa. Capital de uno de los países más golpeados por la crisis financiera de 2008, junto con el resto del sur de Europa, la ciudad también ha luchado por desprenderse de la imagen decadente que arrastra desde su lento crecimiento económico de los 80 tras salir de una larga dictadura en los 70.

Duras medidas de austeridad obligaron a jóvenes con talento a abandonar el país, y los recortes salariales y la subida de los impuestos han dejado sus cicatrices en la región. Pero, sorprendentemente, la crisis también fue el motor de la creación de nuevas empresas con vocación tecnológica, la reducción del paro (de un 17% en 2012 a un 12% actual), y el nombramiento de Lisboa como la Región Emprendedora Europea del año 2015.

Uniplaces, Codacy, Tradiio o Optady han sido algunas de las startups incubadas en el nido de Lisboa, una ciudad descrita por algunos como ideal para los emprendedores: con salarios superiores al resto del país, un estilo de vida austero, pero sin prescindir de una calidad de vida elevada. El surf, el buen tiempo y un coste de vida asequible la han llevado a ser comparada con San Francisco.

lisboa-startups-emprendedores

Lisboa, capital de una ‘nación reinventada’

Portugal busca renovar su imagen internacional, percibiéndose a sí misma como una ‘nación reinventada’: El rápido avance del ecosistema emprendedor en Lisboa ha contado con el respaldo de las políticas del gobierno portugués dirigidas a la innovación tecnológica, con estrategias como Startup Portugal o los programas para emprendedores como Semente o Startup Voucher.

Startup Voucher ofrece apoyo y herramientas para el desarrollo, durante un año, de las iniciativas creadas por jóvenes portugueses de entre 18 y 35 años. Otro programa interesante del gobierno portugués es Momentum Programme, que se dirige a los recién graduados que quieran que “su primer trabajo sea su propia startup”, ofreciéndoles apoyo financiero para crear su propio proyecto. Y, por último, el Incubator Voucher, que dota de una financiación de 5.000 euros a las startups seleccionadas.

En el ámbito regional, Lisboa tiene su propio equivalente; Startup Lisboa, fundada en 2011 por el ayuntamiento de la ciudad, el banco Montepio y el IAPMEI, una incubadora de startups parecida al Barcelona Tech City: ofrece un espacio físico para el desarrollo de iniciativas, conecta emprendedores con inversores y ofrece un programa de asesoría. De hecho, Lisboa ha sido ganadora este año del premio otorgado por la Comisión Europea como la mejor administración pública en el impulso a proyectos tecnológicos.

Praça do Comércio

A nivel internacional, cabe destacar el acuerdo cerrado el pasado junio con el gobierno indio para crear el India-Portugal International Startup Hub, una plataforma que busca conectar ambos ecosistemas y los emprendedores de ambos países. Interesa a India por sus objetivos de expansión internacional, viendo Portugal como su puerta de entrada al público europeo.

Y es que el ecosistema emprendedor portugués despunta por haber crecido un asombroso 40% durante el último año, siendo el que más está explotando en la región. No es de extrañar: Lisboa fue escogida pasando por encima de Dublín, Madrid, Barcelona, Cannes, Berlín y Amsterdam como nueva sede del Web Summit 2016, uno de los congresos tecnológicos más prestigiosos del mundo que volverá a tener lugar en Lisboa a finales de 2017.

Websummit

Durante los últimos cinco años, 40 startups portuguesas han recibido un total de 166 millones de dólares en financiación. Éstas son las que vale la pena seguir, según Wired UK, un referente mediático en el mundo tecnológico europeo.

Beta-i

Beta-i, incubadora portuguesa por excelencia. Ha trabajado con más 500 startups desde su nacimiento en 2010, desde un edificio de nueve plantas en Lisboa. Proyectos que provienen de más de 60 países han aplicado para trabajar bajo el paraguas de Beta-i, en el entorno emprendedor de la ciudad.

El equipo de la incubadora Beta-i / Fuente: Dan-Burn Forti

Uniplaces

Uniplaces no podía faltar en esta lista; la iniciativa fundada por Mariano Kostelec y Ben Grech ofrece alquileres para estudiantes en 39 países europeas. Su equipo cuenta con Martin Reiter, ex vicepresidente en Airbnb, y entre sus inversores se encuentran prestigiosas empresas tecnológicas como Trivago, Supercell y King.

Codacy

Codacy levantó 1,5 millones de euros con su startup de revisión automatizada de códigos para desarrolladores, habiendo adquirido casi 10.000 usuarios alrededor del mundo.

TalkDesk

TalkDesk nació en Lisboa de la mano de Cristina Fonseca y Tiago Paiva, como un servicio para empresas para crear centros de llamadas digitales. Actualmente tienen oficinas en San Francisco, entre sus clientes están Dropbox y Box y recaudó 21 millones de dólares en 2015.

CrowdProcess

Una ‘fintech’ portuguesa que vale la pena conocer es CrowdProcess, la cual trabaja en Lisboa y Nueva York ofreciendo una calculadora online de préstamos bancarios utilizando tecnología del ‘Machine Learning’.

Aptoide

Aptoide resulta interesante ya que ofrece una alternativa a Google Play Store, dirigiéndose sobretodo a los mercados emergentes en Asia. Cuenta con oficinas en Singapur y Shenzhen (China), habiendo recibido 6 millones de dólares de inversión por parte de inversores tanto portugueses como asiáticos.

Lisboa busca competir con Barcelona por el trono de la innovación en el sur de Europa

Portugal ha demostrado cómo renacer de las cenizas y utilizar la energía creativa de la población para transformar una crisis económica en una realidad totalmente diferente. Las claves para ello han sido políticas e iniciativas gubernamentales que han promovido nuevos proyectos y, por supuesto, jóvenes talentos que están dispuestos a arriesgar e invertir en sus propias ideas.

Los portugueses se describen a sí mismos como valientes, con resiliencia y capaces de superar las adversidades. “Fue gracias a ese patrimonio que partimos nuestras carabelas hacia destinos desconocidos”, escribe Miguel Santo Amaro, cofundador de Uniplaces, para el periódico portugués Observador. “El día en que, antes de cualquier otro primer empleo, cada joven portugués considere seriamente la posibilidad de arriesgar, sin miedo de fallar, y crear su propio negocio, Portugal será una verdadera ‘nación startup’. Ese día está cerca y consigo traerá tiempos de más prosperidad. Ese día “cumpliremos Portugal”.

Lee ahora: Singapur se posiciona como la capital tecnológica de Asia

Más sobre Ecosistemas emprendedores

Barcelona, la Silicon Valley de Europa

Lucha mundial por el trono de la ciberseguridad

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here