mision-nasa-sol

La sonda Parker Solar Probe está diseñada para sobrevivir a las duras condiciones de la estrella solar

La NASA ha anunciado esta semana una nueva misión espacial, que tendrá lugar entre julio y agosto de 2018, en la que se ‘rozará’ la superficie del Sol, mediante la sonda bautizada como Parker Solar Probe, un robot diseñado para sobrevivir las letales condiciones de la atmósfera solar. La intención es ‘tocar’ la superficie del Sol, a solo 6,4 millones de kilómetros de ésta –una distancia nunca antes conseguida–.

El robot Parker Solar Probe no solamente hará un estudio exhaustivo siete veces más cerca del Sol que en cualquier otra misión de la NASA anterior, sino que estará sometido a una temperatura 3.000 veces mayor que en la Tierra y a una radiación de 500 veces más que en nuestro planeta.

Con esta misión, la NASA pretende desvelar los misterios de la estrella solar. Por un lado, por qué existe el viento solar –que lanza plasma y partículas del Sol al espacio exterior– y, por otro, cómo la corona solar –la atmósfera exterior del Sol– consigue llegar a temperaturas de millones de grados centígrados.

Descubrir estos misterios podría ser clave para evitar catástrofes meteorológicas en el espacio exterior; y es que la actividad del viento solar fue la causa de la ruptura de la atmósfera en Marte hace miles de años. “Enviaremos la Parker Solar Probe para ‘tocar’ el Sol con el fin de revelar los misterios de la corona, pero también para proteger a una sociedad cada vez más dependiente de la tecnología amenazada por el tiempo espacial”, han explicado los investigadores.

Aunque la misión principal no es la protección de la Tierra, lo cierto es que una explosión que se considera pequeña en la atmósfera de la estrella solar, puede tener graves consecuencias en nuestro planeta.

Una misión sin precedentes

La misión, de un coste total de 1.500 millones de dólares, se iniciará entre el 31 de julio y el 19 de agosto de 2018. Con una duración total de 6 años y 11 meses, la sonda Parker Solar Probe alcanzará velocidades de hasta 200 kilómetros por minuto o 754.000 kilómetros por hora, impulsada gracias al campo gravitatorio de Venus.

La NASA ha reconocido que esta misión no había tenido lugar anteriormente ya que los materiales para fabricar tal sonda “no existían hasta ahora”. Para el Parker Solar Probe, se ha utilizado un recubrimiento compuesto de carbono ligero, que absorbe y desvía los rayos del Sol que recibe, protegiendo el contenido y los dispositivos de la sonda.

Solo un precedente es comparable a esta nueva misión de la NASA: la sonda Helios 2 lanzada el año 1976, que llegó a una distancia de 43 millones de kilómetros del Sol.

Lee ahora: Es oficial: La NASA confirma que nos vamos a Marte

Se dispara la cantidad de basura espacial alrededor de la Tierra

Increíble: El primer vídeo en 4K de la historia desde el espacio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here