El espacio tiene 34.000 metros cuadrados de superficie y puede acoger hasta 1.000 empresas tecnológicas

París inauguró a finales del pasado junio ‘Station F’, un megacampus para startups reconstruido sobre una antigua estructura que suma 34.000 metros cuadrados de superficie, con una capacidad para albergar 1.000 empresas tecnológicas. El terreno de esta estructura equivale a la Torre Eiffel tumbada boca abajo.

Se trata, por lo tanto, de la mayor construcción de este carácter a nivel mundial, con el objetivo de impulsar el ecosistema emprendedor en Francia. Cuenta con 3.000 espacios de trabajo, con docenas de salas de conferencia, así como la presencia de empresas de capital riesgo. Así, París busca convertirse en la mayor incubadora de startups del mundo.

La restauración de las tres naves industriales para crear la ‘Station F’ tuvo un coste total de 250 millones de dólares y dos años de construcción. Se sitúa en la zona sur de la capital francesa, un centro tecnológico que pretende convertir París en una ciudad enfocada a la innovación y la creatividad, aumentando de esta manera su atractivo económico.

Impulsada por el gobierno francés, que adquirió el edificio antiguo en 2012, actualmente la iniciativa cuenta con más de veinte empresas colaboradoras, entre las que se encuentran Microsoft o Facebook, la surcoreana Naver y compañías francesas como Vente-Priveé, TechShop o la escuela de negocios HEC-París.

‘Station F’ está empezando a recibir las primeras startups y para esta semana se prevé que se instalen unas 300 más en el campus. En una entrevista realizada por TechCrunch, Roxanne Varza, una de las responsables del proyecto, explica que recibieron más de 2.300 solicitudes, provenientes de startups de 50 países diferentes, para participar en el programa ‘Founders’, que se dirige a los proyectos que acaban de empezar. De ellas, se han seleccionado un total de 200 propuestas.

Revolucionar el mundo emprendedor

Uno de los programas más destacados en ‘Station F’ es el Fighters Program, que se dirige a los emprendedores con poco recursos, a los que se les otorga un año de estancia en el campus totalmente gratuita. “La mayoría de emprendedores provienen de familias ricas, pero cuando los consigues mezclar con emprendedores de zonas más pobres, con menos recursos, puedes crear empresas más grandes“, explica Xavier Niel, líder del proyecto, para Tech Crunch.

Detrás de la iniciativa hay una idea que busca ser revolucionaria; y es que no solo busca atraer emprendedores internacionales con situaciones económicas diversas, sino que también busca transformar el escenario startup en todo el mundo. “Vamos a hacer que el mundo emprendedor deje de ser ‘Todo blanco, todo hombres, todos MBA’“, dijo Varza en la inauguración del Station F.

En un futuro, se espera que la iniciativa atraiga la atención de inversores que permitan Station F expandirse y construir más espacios dedicados al sector emprendedor en la ciudad de París, con el objetivo de convertir la capital francesa en un ‘hub’ tecnológico de primera categoría.

Lee ahora: Lisboa, un nuevo candidato al trono tecnológico en el sur de Europa

Más sobre Ecosistema Emprendedor

India, ¿una nueva fábrica de startups unicornio?

Barcelona, la Silicon Valley de Europa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here