repartidor deliveroo-economia colaborativa

‘Nuestras condiciones son propias de Centroamérica’

Deliveroo, la startup dedicada a la entrega de comida a domicilio con un modelo de negocio basado en la economía colaborativa, ayer domingo 2 de julio sufrió una huelga por parte de sus repartidores. La huelga fue convocada en la entrada de la calle Portal del Ángel en Barcelona entre las 20h y las 23h, franja horaria en la cual se incrementa la demanda.

Los ‘riders’ aseguran que el motivo de la huelga es debido a sus pésimas condiciones laborales. “Nuestras condiciones laborales son propias de Centroamérica”, reivindicó uno de ellos frente a los medios de comunicación. Los trabajadores exigen que se les garanticen como mínimo 20 horas semanales de trabajo con al menos dos pedidos por hora.

Según varios medios de comunicación, la startup de la economía colaborativa ha realizado ciertos ajustes que favorecen a sus colaboradores, como que se les permite trabajar con otras compañías, es decir, sin tener exclusividad con Deliveroo, pero de momento no han realizado ninguna mejora respecto a la garantía de pedidos mínimos.

Los ‘riders’ han convocado una segunda huelga que se realizará también en la ciudad condal, del 6 al 9 de julio. Los repartidores apuntan que si Deliveroo no hace nada al respecto, la huelga se extenderá también por el territorio madrileño.

Muchos de los repartidores se ven obligados a pasar el tiempo en la calle sin poder hacer nada

Hasta el mes pasado, Deliveroo garantizaba a sus ‘riders’ 85 euros semanales a los que reparten en bicicleta y 90 euros para los motoristas, una media mensual de entre 340 y 360 euros. El problema en el que se han visto afectados los repartidores es que el número de ‘riders’ ha crecido en mayor medida que los pedidos que recibe Deliveroo; debido a este problema, muchos de los trabajadores tienen que pasar varias horas parados en la calle.

Los ‘riders’ indican su disponibilidad a través de la plataforma de Deliveroo y la compañía les envía, días después, su horario de trabajo semanal. Cuando están de guardia, los trabajadores deben acudir a un punto de encuentro situado de manera estratégica respecto a la zona que van a cubrir y allí esperan a tener algún pedido que abarcar.

Hasta ahora, si trabajaban cuatro horas en un turno y no tenían pedidos, Deliveroo les pagaba el resultado de dos pedidos por hora. Ahora muchos de ellos se vuelven con las manos vacías a casa y, a parte de no cobrar, estos trabajadores se ven obligados a pasar el tiempo en la calle sin poder hacer nada más.

Lee más: ‘1st Round’: Cabify sale ganador contra la demanda de los taxistas

Uber ya permite pedir un taxi para otra persona

La startup vasca SHERPA gana tres prestigiosos premios en dos meses

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here