El nuevo proyecto de Chowbotics

La startup Chowbotics levantó, la semana pasada, 5 millones de dólares con tal de potenciar su nuevo robot, Sally. El nuevo autómata de la startup (dedicada a aplicar la tecnología al sector alimentario), es capaz de preparar 1000 tipos de ensaladas diferentes. “Sally”, que saca el nombre de “Salad” (ensalada en inglés), ha sido diseñada para preparar comidas en restaurantes, cafeterías y hoteles, así como en máquinas expendedoras en aeropuertos, gimnasios y hospitales.

El nuevo robot dispone de 20 ingredientes entre los que el cliente puede elegir con tal de crear su ensalada personalizada. Esta máquina se ha creado con el objetivo de proveer al cliente de una mejor información de su comida, ya que Sally contabiliza las calorías que contiene la ensalada que le han pedido.

Entre los participantes de esta ronda de financiación de Series A, encontramos fondos de inversión como Foundry Group, Techstars Ventures, Galvanize Ventures y Geekdom Fund.

El futuro del sector alimentario

El nuevo robot ya ha sido instalado en la cadena de restaurantes Campbell, en California, y en el espacio de Coworking Galvanize, en San Francisco. La empresa ha dispuesto las máquinas en puntos estratégicos, para observar cuáles son las reacciones de los clientes ante una máquina que les prepara la comida.

La máquina puede ser usada tanto en las cocinas de los restaurantes, donde el camarero únicamente tendrá que marcar los ingredientes de la ensalada y llevar el plato a los clientes, como en máquinas expendedoras donde el cliente podrá customizar y pedir directamente su ensalada perfecta.

Deepack Sekar, CEO y fundador de Chowbotics, afirma que en poco tiempo gran cantidad de restaurantes de comida rápida de toda América estarán usando sus robots. Esto es debido al hecho de que muchos de los restaurantes de comida rápida preparan ensaladas con la intención de parecer saludables, pero la mayoría de sus ensaladas superan las 400 calorías. Con Sally, cada cliente podrá decidir la cantidad de calorías que ingiere con su comida.

¿Cuál es el siguiente paso de Sally?

Con esta nueva inversión, la empresa pretende ampliar la plantilla, mejorar el sistema actual y expandir su robot en distintos sectores. Ya que, como afirma Sekar, el sistema de distribución de Sally puede ser exportado a otros géneros de comida. Por el momento, el Director General de la startup piensa probar su nuevo robot en los Burritos, los Tacos y otras comidas étnicas, donde afirma que es fácil introducir este sistema.

Sekar también afirma que, aunque están intentando desarrollar una tecnología viable, Sally no llegará a los hogares hasta al menos dentro de diez años.

“En los años 60, tuvimos ordenadores del tamaño de una habitación astronómicamente caras. Ese era el marco principal. Entonces llegó el mini-ordenador que era más accesible para las empresas en los años 70. Tardó una década más o menos hasta que la computadora personal apareciera. En este momento, la industria alimentaria se enfrenta a una fase de mini-computadora, en la que los robots han salido de la fábrica y están entrando en las cocinas comerciales” afirma el CEO.

No se espera que esta tecnología llegue a las cocinas personales hasta dentro de unos cuantos años, al menos hasta que la industria de los robots haya reducido los costes de producción y tenga unos precios asequibles para las masas, como ya ocurriera a finales de los 70′ del siglo pasado con los ordenadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here