Slack es el Whatsapp de los negocios

El cofundador de Slack, Steward Butterfield, explicó que la app de mensajería para empresas fue un descubrimiento prácticamente accidental. Butterfield y su equipo estaban trabajando en una aplicación de videojuegos en este momento, cuando se dieron cuenta de la dificultad que tenían para comunicarse entre ellos a la hora de gestionar el proyecto. A partir de ese momento, aparcaron el proyecto de videojuego y se lanzaron a crear el Whatsapp de las comunicaciones laborales, una herramienta útil que funciona por hashtags y con un componente muy elevado de Inteligencia Artificial y ChatBots.

Pero, ¿qué ha distinguido a Slack respecto sus competidores, como para que alcance una valoración masiva de $4,000 millones y casi 10 millones de descargas solo en la Play Store? Estos son los motivos que han llevado a la app de mensajería corporativa al éxito.

UI/UX

Sin duda, el diseño y la usabilidad de la app son una parte fundamental para que un proyecto funcione. Los creadores de la aplicación se han centrado en garantizar una comunicación fluida e interconectada entre web y app. Su principal motivo ha sido hacer que el producto sea tan intuitivo que sus usuarios puedan usarlo sin ninguna guía o un tutorial de producto (a pesar de que existe uno en la app).

El momento lo es todo

El aumento en nuestra dependencia de Internet para el trabajo significa que el correo electrónico se ha convertido en una pieza indispensable en nuestro día a día. Es por ello, que cada año la cantidad de emails que se envían y reciben crece, quitándonos mucho tiempo. Pero, sobretodo, el e-mail tiene muchas carencias en cuanto a su uso dentro de una misma compañía. 

Slack encontró una oportunidad perfecta para ayudar a las personas a reducir su carga de correos electrónicos y encontrar un medio mejor para comunicar y administrar proyectos en grupo.

Lo que hizo que la aplicación fuera aún más fácil de usar era que no estaba construida para reemplazar ninguna plataforma de gestión de proyectos como TeamWork, Asana o Trello, sino para complementarlos, ya que ofrece integraciones con muchas plataformas.

Esta fue una forma inteligente de asegurar que el mercado no viera la aplicación como un competidor, sino más bien un potenciador de sus servicios.

Características justas y necesarias

Desde el principio, Slack no se centró en demasiadas características. Querían ofrecer una app fácil de usar y que solucionara el problema que habían detectado en el mercado. Cuando eres parte de un canal en Slack, sabes exactamente lo que está sucediendo dentro del equipo y el estado general de las tareas inmediatamente. También puedes etiquetar a cualquiera de tus compañeros y dirigir tu mensaje a él o ella.

Las notificaciones de Slack también crean un sentido de urgencia; los mensajes son más difíciles de ignorar en comparación con los correos electrónicos entrantes.

Marketing del boca a boca, el más barato

Slack ha demostrado que el marketing boca a boca sigue funcionando y que, sin duda, es el canal de promoción más barato. El CEO de la empresa, Butterfield, afirma que solía compartir una gran cantidad de artículos y noticias sobre Slack en las redes sociales para obtener comentarios y valoraciones sobre la app en una fase temprana. Algunos de sus amigos fueron los primeros usuarios de la app, porque no solo la valoraron positivamente, sino que se convirtieron en sus early adopters (primeros usuarios) adoptando el servicio en sus respectivas startups y empresas. Como resultado, el número de startups usando Slack comenzó a crecer.

Feedback, feedback, feedback

La empresa dio mucha importancia acerca de los comentarios tempranos de los clientes y la retroalimentación, realizando una gran cantidad de tests A / B y Focus Groups. Esto ayudó a Slack a construir lo que la gente quería, en vez de seguir una visión de los fundadores sin validar. En Slack tratan de resolver cada problema que sus clientes encuentran, un modus operandi que empezó cuando eran una startup y se mantiene hoy en día.

Freemium como modelo de negocio

Escoger el precio del producto es, sin duda, una de las más difíciles pruebas que tiene que superar un SaaS (Software As A Service / Software como un Servicio). Gracias a la tecnología actual, es más fácil (y más económico) ofrecer una prueba gratuita o cualquier función gratis para llamar la atención del público objetivo, ofreciéndole funcionalidades extras a cambio de una tarifa mensual (freemium) o un marketplace de herramientas dentro de la plataforma (in-app purchase, como hace Spotify).

Los compradores online normalmente prefieren probar un producto para ver si satisface su necesidad, antes de pagar por él. El modelo freemium de Slack lo hace fácil e idóneo para que la gente lo pruebe sin ningún pago inicial. Su política de precios es simple y directa y su plan gratis también es rico en funciones.

 

Lee ahora: SeaBubbles levanta $10 Millones y los aerodeslizadores llegarán este verano a París

Más sobre Startups

Shopify, la máquina de vender invisible

Foursquare, una odisea tecnológica del B2C al B2B

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here