¿Son las redes sociales una inversión inteligente?

¿Están las redes sociales preparadas para jugar con las grandes corporaciones que cotizan en Wall Street? ¿La valoración de las empresas tecnológicas es demasiado alta para su salida en bolsa? ¿El inversor está preparado para invertir en empresas con gran volatilidad?

Hoy la historia se repite. Esa historia que se está convirtiendo ya en tendencia. Una empresa tecnológica con una red social como core product olvida su naturaleza (y la experiencia pasada de sus competidores), y decide jugar con los más grandes de Wall Street. Snapchat se la juega. Y lo sabe.

Hace ya una semana de la salida de Snapchat a bolsa y, según los datos de valoración actual de la empresa, los analistas bursátiles se dejaron llevar por la emoción. Snap Inc., la matriz de Snapchat, debutó en Wall Street con una subida del 44,29%, hasta los 24,53 dólares por acción. El precio de salida era de 17 dólares por acción, (ya por encima de los 14 y 16 dólares que esperaban los analistas), pero cerró el día con una subida hasta los 33.000 millones de dólares, desde los 24.000 previos. 

Los primeros días todo fue una constante positiva de fiesta i ganancias entre los inversores, pues Snapchat aumento su valor un 60% respeto el precio de salida de entre 22 y 24 dólares. Pero estos días de fiesta, excesos y ganancias terminaron con la resaca del lunes,  con una caída del 20% y una valoración de 25.000 millones de dólares, por debajo de su valoración inicial.

El Futuro de Snapchat

Las malas noticias nunca vienen solas. Los analistas están augurando un futuro de lo más incierto para la red social amarilla. La agresiva táctica de Facebook de clonación de Snapchat, primero a través de Instagram y recientemente en Whatsapp, ha provocado que el crecimiento exponencial de Snapchat se haya visto frenado. Instagram ha convertido Snapchat en una función más dentro de su aplicación, provocando que muchos de los usuarios diarios de la red social se hayan pasado a Instagram Stories.

La clonación de ideas y la táctica del miedo, que el mismo Zuckerberg defendió como una técnica de adquisición de empresas en el juicio de ZeniMac contra Oculus, han provocado un clima creciente de inseguridad en Snapchat. Mientras nada bueno parece aguardar al futuro de Snapchat (y a todos aquellos que adquirieron acciones del fantasma amarillo), aunque sus fundadores ya son multimillonarios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here