Silicon Valley no es inmune a la bancarrota, y estas startups, que suman 1.400 millones de dólares, lo saben

La vida y la muerte coexisten en el Valle del Silicio y, de la misma forma que nacen cada mes nuevas startups ‘unicornio’ startups valoradas en más de 1.000 millones de dólares –, miles de otras empresas tecnológicas cierran sus oficinas por haber fracasado económicamente, por no desarrollar un buen modelo de negocio o, simplemente, porque esa idea aparentemente brillante, no lo fue tanto al final.

Business Insider facilita una lista de seis startups que han cerrado a lo largo de este 2017, empresas que suman un total de 1.400 millones de dólares en inversión.

Beepi: 2013 – Febrero de 2017

La startup de compra y venta de coches de segunda mano llegó a tener una valoración de 560 millones de dólares, habiendo recaudado un total de 150 millones de dólares. Beepi cerró en febrero de este año tras considerar su adquisición por parte de Fair.com y DGDG, pero finalmente se quedó sin dinero.

Quixey: 2009 – Febrero de 2017

El buscador de aplicaciones Quixey despidió a la mayor parte de su plantilla a finales de febrero, con una valoración de 600 millones de dólares y una financiación total de 133 millones de dólares. Lo que nació como una innovadora herramienta tuvo que enfrentarse a las alternativas desarrolladas por Apple y Google, así como a la inexistencia de un modelo de negocio que les proporcionase ingresos fijos.

Yik Yak: 2013 – Abril de 2017

La aplicación de mensajería anónima alcanzó una valoración de 400 millones de dólares y una financiación de 73 millones, pero finalmente anunció su cierre el pasado 28 de abril por la dificultad en mantener su base de usuariosalgo parecido a lo que pasa con Snapchat–. Por otro lado, Yik Yak fue protagonista de casos de acoso escolar en universidades e institutos norteamericanos, casos que por desgracia quedaron en el anonimato.

Maple: 2014 – Mayo de 2017

maple-comida-domicilio-economia-colaborativa-delivery-deliveroo

La baja rentabilidad de Maple, una app de comida a domicilio, la obligó a echar el cierre el pasado 8 de mayo. La startup de ‘delivery’ consiguió alcanzar una valoración de 115 millones de dólares habiendo recaudado 29 millones de dólares. La empresa, que tuvo en su plantilla al prestigioso chef David Chang, incluía los costes de envío en sus pedidos y ofrecía una galleta como obsequio en cada pedido, aumentando los gastos de la empresa hasta solo conseguir un 2% de margen de beneficio.

Sprig: 2013 – Mayo de 2017

Otra app de comida a domicilio, pero esta vez más ambiciosa. Sprig ofrecía platos cocinados con ingredientes de calidad, recibiendo una valoración de 110 millones de dólares y 57 millones en financiación. Pero el 26 de mayo la app hizo su último pedido y su CEO admitió que los objetivos de la empresa eran un verdadero desafío ante la gran cantidad de competidores.

Hello: 2012 – Junio de 2017

La startup creó el dispositivo de sobremesa para el medidor de sueño llamado Sense, pero tuvo que cerrar por la falta de ventas. El producto llegó a estar en las estanterías de Target y Best Buy, grandes en el mercado norteamericano, pero las ventas eran tan mínimas que han obligado a la empresa a despedirse definitivamente.

Jawbone: 1997 – Julio de 2017

La empresa fue pionera en los dispositivos ‘wearable’, enfocados en los medidores de ejercicios y salud, llegando a una valoración masiva de 3.000 millones de dólares y 1.000 millones de dólares en inversión. Sin embargo, a principios de este mes su CEO Hosain Rahman anunció que abría una nueva empresa médica llamada Jawbone Health Hub, y más tarde se anunciaba la liquidación de todos los productos de Jawbone.

Lee ahora: Crece la inversión en startups españolas este 2017

Más sobre Startups

India, ¿una nueva fábrica de startups unicornio?

Rubrik, el último unicornio de Silicon Valley

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here