boom-supersonic-inversion-33-avion

¿Recuerdan el Concorde?

Después de la retirada del Concorde en 2003, parece que el ser humano ha renunciado a los viajes supersónicos. Boom, la startup de Denver (EEUU), propone volver a construir aviones supersónicos, y la idea gana fuerza gracias a la reciente inversión de 33 millones de dólares.

La startup estadounidense pretende construir aviones más baratos y mucho más rápidos que los actuales aeroplanos de pasajeros. La empresa ha presentado un diseño del futuro prototipo XB1, un avión de 45 plazas que podrá viajar de Londres a Nueva York en 3:30 horas. Boom pretende que el nuevo prototipo empiece a surcar los cielos entre 2020 y 2022.

La compañía ha cerrado un acuerdo con la rama de producción de la compañía aeroespacial Virgin Galactics. El trato consiente a Virgin una opción sobre las diez primeras líneas de aviones de la startup. A cambio, Boom podrá acceder a los conocimientos de ingeniería, diseño, producción y servicios de pruebas de vuelos, de Virgin Galactics.

“Todavía estamos en los primeros días y esto sólo es el comienzo de lo que escucharán acerca de nuestras ambiciones y esfuerzos compartidos.” anunciaba el Grupo Virgin cuando se firmó el contrato.

boom-supersonic-inversion-33-avion
El nuevo prototipo XB1 de Boom

Al mismo tiempo, Boom difunde los resultados del Boyd Group International (BGI) (analistas de aviación) los cuales han aceptado la construcción de su nuevo modelo. Un nuevo prototipo que costará 200 millones de dólares. Si se cumplen las expectativas de costes, se esperan vender más de 1.300 aviones a diferentes aerolíneas de todo el mundo. Este resultado es espectacular, teniendo en cuenta que nunca llegaron a haber más de 14 Concordes en circulación.

Aviones supersónicos en nuestro día a día

Boyd Group International escribió en su informe: “No se trata de una evolución muy avanzada de las aeronaves existentes. En su lugar, ofrece un nuevo conjunto de métricas de viajes aéreos y una nueva oferta de productos para las principales aerolíneas internacionales “.

Se espera una gran demanda de este tipo de aviones para vuelos transoceánicos ya que, el nuevo avión será capaz de atravesar el Atlántico en poco más de tres horas. Blake Scholl, CEO de Boom, afirma que confía en que, gracias a la ayuda de expertos internacionales, los viajes supersónicos estarán al alcance de todo el mundo, serán provechosos y se podrán llevar a cabo a gran escala.

La compañía colabora con SpaceX, Boeing, Pratt & Whitney, Northrop Grumman y Lockheed Martin. Scholl declaró orgulloso: “como veis, no se trata de un grupo de niños haciendo el mono”(refiriéndose al equipo).

boom-scholl-blake-inversion-xb1
Blake Scholl, CEO de Boom

Aunque también hay razones para ser escépticos sobre el tema. Recordemos que, el último gran incidente de un avión supersónico acabó con la vida de 113 personas en el año 2000, en el accidente del vuelo 4590 en las afueras de París.

Boom busca hacer real el sueño de los aviones supersónicos

Pero este no fue el verdadero problema que acabó con el programa Concorde. Los aviones supersónicos no conseguían captar clientes dados sus elevados precios. La gente no estaba dispuesta a desembolsar el equivalente a 20.000$ de hoy en día por ahorrarse unas cuantas horas de vuelo.

Pero gracias a los nuevos modelos aerodinámicos, los materiales de fibra de carbono así como los modernos sistemas de Turbofan que utilizan los mejores aviones como el Boeing 787 Dreamliners, Boom promete llevar a los pasajeros a Mach 2.2 (cociente entre la velocidad de un objeto y la velocidad del sonido) de San Francisco a Tokyo, hoy en día 11 horas de trayecto, en sólo 5 horas y media.

Aunque a la startup aún le quedan unos años de desarrollo y mejora, gracias a emprendedores como estos la humanidad puede seguir soñando con los aviones supersónicos al alcance de todos.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here