teletienda-amazon edisonews edison news amazon

Liberty ya poseía un 38% de la plataforma de compras por TV y ahora ha comprado el 62% restante

Liberty Interactive, líder en teletienda y matriz de la compañía de televisión por cable QVC, ha completado la adquisición total de su competidora HSN en una transacción de 2.100 millones de dólares. QVC ya poseía un 38% de las acciones de HSN y ahora ha comprado el 62% restante, en una operación que se cerrará a finales de este año con la emisión de casi 54 millones de participaciones.

Con esta compra, Liberty espera expandir la influencia de su canal QVC como la principal teletienda en Estados Unidos, según ha comunicado Greg Maffei, CEO de la empresa. “Cada año ambos canales producen 55.000 horas de contenido televisivo comercial por lo que tenemos fuertes posiciones en múltiples canales”.

“Estamos muy emocionados de poder dar la bienvenida al equipo de HSN a nuestra empresa. HSN fundó esta industria hace cuarenta años y fue esencial para su crecimiento, con iniciativas como ‘Shop By Remote’ y la integración de los medios de comunicación con los productores de contenido”, añade.

Está claro que ambas empresas, una especializada en el comercio electrónico y en la venta por teléfono, y la otra en compras por televisión, pueden suponer la receta perfecta para el éxito. Sin embargo, la cuestión es si el sector del comercio, que está acaparado por los gigantes de internet, aún tiene lugar para la teletienda.

Según TechCrunch, las cifras no son malas. El año pasado, los ingresos del canal QVC sufrieron cierto estancamiento aunque ascendieron hasta los 8.700 millones de dólares, frente a los 3.500 millones de su rival HSN. 

La gran alianza de la teletienda, todos contra Amazon

La fusión de estos dos gigantes de la teletienda estadounidense responde a las presiones que sufre este sector ante la desmedida crecida de las plataformas como Amazon, que acaparan porciones cada vez mayores del mercado. Amazon está arrasando: el comercio tradicional en Estados Unidos ha visto la bancarrota de grandes marcas como American Apparel o J.Crew, mientras las mayores cadenas como Walmart o Target están en un pulso constante para hacer frente a los gigantes del e-commerce.

Combinadas, QVC y HSN suman una audiencia de 23 millones de personas alrededor del mundo, por lo que el modelo de negocio podría funcionar. Aunque deben enfrentarse a un sector estancado, el de la teletienda; QVC lleva casi tres años con el mismo crecimiento –a pesar de que sus ingresos siguen siendo altos–, mientras que HSN sufrió, en abril, una importante crisis tras la que su CEO casi acaba dimitiendo.

QVC es uno de los líderes mundiales en venta de productos por televisión, con colaboraciones con las principales marcas estadounidenses. Económicamente, la empresa se mantiene con números estables con un crecimiento constante del 3,5% durante la última década, pero los costes han ascendido ante los cambios del mercado.

Tras la fusión, Liberty planea convertirse en una empresa de comercio independiente que se llamará QVC Group, según informa The Wall Street Journal. Este grupo poseerá la plataforma de e-commerce Zulily, adquirida en 2015 por 2.400 millones de dólares.

Lee ahora: La era de Amazon se acerca y sus competidores tiemblan

Más sobre Comercio Electrónico

Guerra entre Amazon y Walmart por el mercado norteamericano

Hawkers y otras startups online se lanzan al comercio offline

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here