boeing-starliner-aeroespacial-edison-news-trajes

Nuevos trajes ultra-ligeros para los astronautas

Uno de los problemas más grandes de la industria aeroespacial siempre ha sido la dificultad para moverse y maniobrar de los astronautas con los trajes espaciales. Con tal de proteger el cuerpo humano de las extremas condiciones espaciales, hasta ahora se les “embutía” en trajes de más de 60 kg, muy poco prácticos para trabajar. Mejorar los trajes aerospaciales ha sido desde hace años una asignatura pendiente de toda la industria, hasta que Boeing, una de las mayores empresas aerospaciales del mundo, ha conseguido superar esa barrera con sus nuevos trajes.

un nuevo tipo de traje espacial para un nuevo tipo de astronauta

Para sus próximas misiones espaciales tripuladas, Boeing ha trabajado con David Clark Company, una empresa con sede en Massachusetts, que fabrica trajes de vuelo y aviación. El objetivo era crear un nuevo tipo de traje espacial para un nuevo tipo de astronauta. Boeing quiere ser uno de los líderes en el nuevo negocio de las misiones orbitales con tripulación comercial, donde SpaceX tiene ventaja, y la tripulación de su CST-100 Starliner (cuyo objetivo es comenzar a volar el próximo año), necesita equipo especializado y mejorado.

Los nuevos sastres espaciales

TechCrunch pudo contactar directamente con Chris Ferguson, administrador de Boeing Starliner Crew and Mission Systems, el mismo ex-astronauta que visitó la Estación Espacial Internacional en tres ocasiones. El traje supone una gran mejora, según Ferguson, sobre todo en lo que respecta a la movilidad de los astronautas, gracias a la ligereza de los materiales utilizados. Visualmente, se puede decir que es muy reducido en términos de masa pura, y es que la reducción fue posible gracias a centrarse en lo que realmente importa para los astronautas, quitando cosas que no necesitarán para las actividades de EVA – también conocido como caminatas espaciales.

Desde guantes para las pantallas táctiles hasta zapatos ligeros (que tienen más en común con las zapatillas de deporte ligeras de hoy que con las botas industriales), el nuevo traje espacial es la representación del minimalismo, la funcionalidad, la comodidad y la seguridad. Travis Ripps, director de ingeniería de sistemas de la compañía David Clark, explica que desde la holgura en la parte trasera y en las rodillas (para permitir que los astronautas estén en su posición sentada durante el lanzamiento), hasta la cremallera a través del estómago (para prevenir cuando se dobla en la mitad de la sección), está diseñado para obtener una presurización sólida sin obstaculizar indebidamente la capacidad del astronauta para hacer su trabajo.

El tamaño se ha reducido al mínimo, incluso en términos de complejidad: el traje espacial puede ser modificado sobre la marcha, para adaptarse a una serie de contextos diferentes. Aunque parezca un hecho de importancia menor, debemos tener en cuenta que hablamos de una industria gigantesca, que debe tener en cuenta miles de factores a la hora de lanzar astronautas al espacio. El hecho de desarrollar y optimizar los trajes espaciales es un gran acontecimiento que puede suponer muchas ventajas así como la capacidad de superar muchas otras barreras. Cada pequeño avance en la industria aeroespacial acerca a la raza humana al espacio y a la vida multiplanetaria.

 

Artículos que pueden interesarte

SpaceX hace historia al lanzar por segunda vez un mismo cohete

Elon Musk nos llevará a la Luna en 2018

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here