Una sucesión de escándalos que han dejado a Uber pidiendo la hora

El año 2017 no está siendo el mejor año para Uber, la startup de los 69.000 millones de dólares.

En enero, Uber perdió a más de 200.000 clientes en un solo fin de semana, después de que el movimiento #DeleteUber, en Twitter, llevó a que muchos usuarios de la aplicación móvil borraran su cuenta trastornados con los lazos de la compañía con recién elegido presidente Trump.

Pero las nubes negras sobre Uber solo acababan de empezar. Enero era tan solo un aperitivo para la furia mediática que se iba a descargar sobre la compañía y el CEO de la misma, Travis Kalanick.

En Febrero, todos los elementos se desataron sobre la startup más valiosa del planeta.

1r Asalto: Susan Fowler y su denuncia por acoso sexual a Uber

19 de Febrero

En un artículo en su blog, titulado “un año muy, muy extraño en Uber”, la ex ingeniera de Uber ‘Susan J. Fowler’ alegó en su blog que fue propuesta para el sexo en su primer día en el trabajo y experimentó prejuicios de género durante su tiempo en la compañía. Además, el departamento de recursos humanos de la empresa no tomó ninguna acción al respecto ante su denuncia y la de otras compañeras. Según Fowler, sus denuncias fueron repetivamente descartadas por parte del departamento de recursos humanos e incluso su superior la amenazó con despedirla si seguía reportando el suceso ante RRHH. 
El consejero delegado de Uber, Travis Kalanick, quien respondió en cuestión de pocas horas, prometió iniciar una investigación inmediatamente sobre las declaraciones de Fowler, y contrató para dirigirla al ex fiscal general Eric Holder. Kalanick afirmó que el relato de Fowler era “repugnante y en contra de todo lo que creemos en Uber”. Uber contrata a Eric Holder, ex fiscal general de Estados Unidos, para dirigir una investigación independiente sobre el asunto.

2o Asalto: Cocaína y sexismo

22 de Febrero

El New York Times publicó una bomba de informe, un informe que sugiere que las afirmaciones de Susan J. Fowler no fueron aisladas.

La agresiva cultura corporativa de Uber salió a la luz en una reunión global de directivos de todas las divisiones de Uber a finales de 2015 en Las Vegas, donde la compañía contrató a Beyoncé para actuar en la azotea del Palms Hotel. Entre consumo de alcohol y juegos de azar, los empleados de Uber tomaron cocaína en los baños, dijeron tres asistentes, y un gerente toqueteó sexualmente a varias empleadas. El gerente fue despedido en 12 horas. Además, un empleado secuestró un autobús privado, lo llenó con amigos y se fueron a dar una vuelta.

Esta imagen no es de la fiesta de Uber

Los antiguos empleados dijeron que habían notificado a los líderes de Uber, incluyendo a Kalanick y el CTO Thuan Pham, del acoso en el lugar de trabajo.

3r Asalto: Traición y denuncias de tecnología robada

23 de Febrero

Freada y Mitch Kapor, inversores de Uber, criticaron a la compañía por no optimizarse de cara al futuro. En una carta abierta a los inversores y al consejo, tras los últimos escándalos en la compañía, dijeron que Uber había ignorado el trabajo que algunos de sus inversores habían tratado de hacer durante años para cambiar la cultura corporativa de la compañía. “Estamos hablando ahora porque estamos decepcionados y frustrados, sentimos que hemos llegado a un callejón sin salida al intentar influir en la empresa en silencio, desde el interior”, escribieron.

Google, otro inversor de la compañía de transporte, demandó a la compañía por robo de propiedad intelectual. En un juicio explosivo, la división de automóviles de Google ‘Waymo’, acusó a la empresa de utilizar tecnología robada para avanzar en su propio desarrollo de autos autónomos. La demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Francisco, afirmó que un equipo de ex ingenieros de Google robó diseños de la compañía para ayudar a Uber.

Uber negó las acusaciones de Google, su socio inversor, de robar su tecnología de auto-conducción. “Hemos revisado las reclamaciones de Waymo y las hemos determinado como un intento infundado de frenar a un competidor y vamos a defenderlas enérgicamente en contra”, dijo un portavoz de la compañía.

4o Asalto: Travis Kalanick pierde el control en su propio campo

28 de Febrero

La última bala se la disparó Travis Kalanick a si mismo. El portal de noticias Bloomerang, filtró un video sobre Travis Kalanick, CEO de Uber,  en el que podemos ver a Kalanick en la parte trasera de un coche Uber discutiendo sobre las tarifas con Fawzi Kamel, uno de los primeros conductores de su compañía, al que acusa de ‘no saber solucionar sus propios problemas’.

Kalanick emitió después una “profunda” disculpa en la que afirmaba que buscaría apoyo y ayuda en materia de liderazgo. “Mi trabajo como líder es liderar … y eso comienza con comportarme de una manera que nos haga a todos orgullosos”, escribió en la disculpa. “Eso no es lo que hice, y no se puede explicar, es la primera vez que he estado dispuesto a admitir que necesito ayuda en materia de liderazgo y tengo la intención de conseguirlo”.

Travis Kalanick, CEO de Uber, discutiendo con el conductor sobre las tarifas de los viajes // SOURCE: BOOMERANG

Asalto Final: Lyft aprovecha la ventaja en el marcador

1 de Marzo

El competidor de Uber en Estados Unidos, Lyft, aprovechó el mal momento de su rival  para anunciar que estaba cerrando una ronda de inversión de 500 millones de dólares. Además, la compañía rosa buscó ganar popularidad ofreciendo una cara más amigable que su competidor, promocionándose como la compañía de transporte urbano ‘simpática y benevolente, anunciando que permitiría dar propinas a través de su app que irían directamente a ONGs.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here