sergey-brin-zepelin-google-edison-news-startups-noticias

Sergey Brin construye un inmenso zepelín en secreto

El cofundador de Google y presidente de Alphabet, Sergey Brin, está construyendo en secreto un enorme zepelín en el Hangar 2 del Centro de Investigación Ames de la NASA. Según informa Ashlee Vance de Bloomberg, ya se habría construido el gigantesco esqueleto metálico que aguantará la megaestructura del transporte.

No está claro si este dirigible es para propósitos de negocios o si se trata de un simple hobby para Brin. Ya hemos visto en otras ocasiones cómo los multibillonarios gastan su dinero en proyectos totalmente innecesarios. En este caso la noticia la protagoniza el estadounidense Sergey Brin, quien ha amasado su fortuna gracias a ser uno de los fundadores de Google y presidente de Alphabet Inc. El inconfundible informático es la decimotercera persona más rica del mundo, según la revista Forbes, y es que posee nada más y nada menos que 39,8 billones de dólares de patrimonio.

Alphabet, de la cual es presidente, es conocida por el buscador Google, y es una enorme compañía que desarrolla productos y servicios relacionados con Internet, software, dispositivos electrónicos y otras tecnologías. También incluye a empresas de sectores como la biotecnología, las telecomunicaciones y la domótica.

Según el informe, Alphabet no tiene nada que ver con el proyecto de Brin – aunque, como señala Vance, el brazo inversor de Google, Planetary Ventures, se hizo cargo de la gestión de los hangares “Ames” de la NASA en 2015.

A principios de la semana pasada ya supimos de un nuevo proyecto surrealista de coches voladores respaldado por el compañero de Brin y fundador de Google, Larry Page, el cual reveló sus planes para comenzar a vender un “automóvil volador” personal para finales de año.

Veremos cuál es el final para tan surrealista historia, pero muchos de vosotros recordaréis por qué se dejaron de usar los zepelines. Accidentes como el del dirigible Hindenburg, de la Alemania Nazi, desalentaron tanto a pasajeros como a constructores en sus afanes por promover este tipo de transporte. Le deseamos suerte a Sergey Brin para tan estrafalario proyecto, aunque, ¿de verdad no ha encontrado en mejores sitios donde gastar sus millones?

 

Artículos que pueden interesarte

Uber probará su nueva flota de taxis voladores en 2020

El coche volador por fin ha llegado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here